Buscar

7 maneras de ayudar a tu caballo para que aprenda


El fundamento de la formación

Para ser un buen entrenador para tu caballo, no tienes que estar preparado para la alta competencia pero si debes poder montar con un asiento, pierna y manos independientes, porque para entrenar a un caballo de manera efectiva necesita dar ayudas claras y consistentes.


Estas son las bases para comunicarse con su caballo: si no puede aplicar sus ayudas de manera consistente, por ejemplo, si usa sus piernas inadvertidamente para mantener el equilibrio al detenerse, sus mensajes a su caballo se confundirán y él nunca entendera lo que quiere pedirle.


Se han escrito muchos buenos libros sobre cómo entrenar caballos, y cualquiera que desee mejorar sus habilidades se beneficiará al leer los trabajos de los grandes maestros y aprender más sobre el entrenamiento clásico.


En general, la idea básica es simple: la motivación principal de su caballo es aliviar la presión de sus ayudas. Tu trabajo es mostrarle qué es lo que quieres que haga. En el momento en que cumple, o comienza a cumplir, liberas la presión para recompensarlo.


Primero, decida cuál quiere que sea su ayuda "ideal". Por ejemplo, si quiero enseñarle a mi caballo cómo detenerse, mi ayuda podría ser sentarme y levantar ligeramente las manos. Este movimiento es sutil, pero una vez que mi caballo esté entrenado, quiero que lo note y responda.


Si no responde, lo que por supuesto no responderá al principio porque todavía no tiene idea de lo que significa, aumentaré gradualmente la fuerza de la ayuda hasta que realice el comportamiento deseado. Cuando el caballo no reacciona al ligero levantamiento de mis manos, lo elevo gradualmente más y más alto.


Eventualmente, una vez que mis manos estén lo suficientemente altas, mi caballo tendrá que detenerse. (Levantar la cabeza de un caballo desplaza su peso a sus cuartos traseros y lo obliga a detenerse. Por lo general, es una buena idea elegir una ayuda que conduzca al comportamiento deseado si aumenta su fuerza).


Una vez que el caballo cumple, dejo de aplicar las ayudas de inmediato y lo alabo. Así es como él entenderá lo que quiero. No espero hasta que haga algo perfectamente para recompensarlo; en cambio, lo recompenso por pequeños pasos en la dirección correcta.


Esto lo ayudará a aprender lo que quiero mucho más rápido, y también estará más motivado para hacerlo. Milímetro a milímetro.


En este proceso, es importante aumentar gradualmente la fuerza de las ayudas. Digamos que considera que la fuerza de su ayuda ideal es el nivel 1, y la versión completa es el nivel 10. Si comienza en el nivel 1, luego salta inmediatamente al 10, su caballo se sentirá impotente porque no importa cómo reaccione. Al principio, siempre recibe toda la fuerza de la ayuda.


En cambio, comience en el nivel 1, luego suba gradualmente la escala para llegar a 10. Al principio, es posible que tenga que alcanzar el nivel 10 un par de veces, pero casi nunca es necesario después de eso: el nivel en el que el caballo responde a su la ayuda disminuirá hasta que, idealmente, reconozca y reaccione correctamente al nivel 1.


Mientras trabajan juntos, la velocidad con la que liberan las ayudas es importante. Cuanto más corto sea el retraso entre las acciones de tu caballo y la recompensa, más rápido comprenderá lo que quieres.


Grandes Entrenadores

Como todo jinete sabe, los caballos son animales complejos y, para la mayoría, las recompensas no son suficientes para proporcionar una motivación profunda y duradera. Lo que hace que los grandes entrenadores sean efectivos es la forma en que se involucran con sus caballos y los motivan a actuar. ¿Entonces, qué hacen?


Las siguientes pautas, que se derivan del trabajo de los grandes entrenadores, pueden ayudarnos a lograr una mayor efectividad en el trabajo con caballos:


1. Entregue sus ayudas con precisión y consistencia. Si sus ayudas varían incluso un poco cada vez que las aplica, su caballo tendrá dificultades para comprender lo que quiere. Para ayudar a su caballo a mejorar su rendimiento, primero debe trabajar en su propia técnica de equitación para poder comunicarse de manera efectiva con él.


2. Cambia tus rutinas de entrenamiento. Los caballos se aburren cuando se les pide que repitan los mismos ejercicios una y otra vez. El trabajo a la cuerda, por ejemplo, puede ser monótono. Pero si incorpora transiciones y / o cambios de dirección después de algunas vueltas, el ejercicio será más interesante tanto para usted como para su caballo. Para mantener a un caballo interesado y atento, una buena regla general es evitar pedirle que realice la misma tarea más de tres veces seguidas.


3. Variar las recompensas. El refuerzo negativo --- reducir la presión tan pronto como su caballo responda correctamente --- es una forma de recompensar el comportamiento, pero hay otras. Las pausas, detenerse para descansar, también son una excelente manera de motivar a su caballo, porque aprenderá que cuanto antes haga todo correctamente, antes tendrá un descanso. También puedes usar tu voz para alabarlo cuando lo hace bien. El refuerzo positivo, como las recompensas de alimentos, puede ser muy efectivo cuando se entrena desde el suelo, pero no es práctico desde la montura.


4. Sepa cuándo parar. Cuando le estás enseñando a tu caballo una nueva habilidad, hay miles de cosas que puede hacer mal, pero solo una que puede hacer bien. No lo castigue cuando se equivoque. En cambio, deténgalo (sin liberar el contacto para que comprenda que no está siendo recompensado), luego pídale que lo intente nuevamente. Si lo hace bien, dale una gran recompensa. Si todavía se equivoca, regrese a un paso anterior en su entrenamiento y pídale algo que sepa que puede hacer bien. Si hace bien el paso anterior, intente el nuevo ejercicio nuevamente. Si todavía tiene problemas, es posible que su caballo no esté listo para este avance en su entrenamiento.


Recuerde siempre: si su caballo no está haciendo lo que quiere, no está siendo desobediente por despecho. O no entiende o no es físicamente capaz de hacer lo que le pides. Cuando su caballo no realiza el comportamiento deseado después de múltiples intentos, lo mejor que puede hacer es dejar el ejercicio por un tiempo y concentrarse en otro trabajo.


5. Responda apropiadamente al miedo de su caballo. Cuando tu caballo se porta mal porque tiene miedo, lo peor que puedes hacer es castigarlo. Eso solo lo hará tener más miedo porque asociará lo que teme con el castigo. Una opción es darle una golosina cuando este asustado. Esto no solo lo hará masticar, lo que lo ayudará a relajarse, sino que formará una asociación más positiva entre la recompensa alimentaria y lo que teme.


Otra opción es distraer a su caballo pidiéndole que realice un ejercicio que sea físicamente exigente, por ejemplo espalda adentro, para mantener su mente ocupada y distraerlo del miedo. Esta no es una solución a largo plazo, pero es una buena opción para lidiar con un solo incidente, por ejemplo, si necesita pasar un objeto aterrador en el camino.


6. Prepara tu caballo para el éxito. Comience con ejercicios que su caballo pueda comprender y dominar fácilmente, y desarrolle su entrenamiento de una manera lógica. Continúe con el próximo ejercicio solo cuando su caballo esté listo.


No se olvide de saber cuándo detenerse: cuando le enseñe algo nuevo a su caballo, repita la lección tantas veces que se dirija en la dirección correcta, pero no se exceda. Puede ser tentador seguir adelante, pero es importante no agotar a su caballo. Si se cansa demasiado, no puede concentrarse bien en nuevas tareas. Mantenga cada sesión corta para que pueda sacar el máximo provecho de su caballo mientras está alerta y motivado. Diez a 15 minutos de cuerda más 30 a 45 minutos de conducción son más que suficientes. No olvides intercalar tu entrenamiento con pequeños descansos, que pueden duplicarse como recompensas cuando tu caballo hace algo bien. Finalmente, intente finalizar cada sesión con una buena nota.


7. Muestra tu amor. Creemos que todos comienzan a montar por amor a los caballos. El castigo no tiene lugar en el entrenamiento de caballos. Los grandes entrenadores motivan a sus caballos al mostrarles cuánto los aman.

Entonces, ¿cómo puedes hacer eso? Pase tiempo con él que no requiera trabajo --- lea un libro en el establo de su caballo o tome un mate en su corral, por ejemplo. Cepillarlo por diversión. Juega con él antes y después de montar. Dale una zanahoria cada vez que pases. Los gestos que funcionarán mejor para usted dependen de su personalidad y la de su caballo. Tu objetivo es que tu caballo esté ansioso por verte y disfrutar del tiempo que pasas con él. Recuerde que montamos porque amamos a los caballos, y jugar con ellos es parte de amarlos.


Extracto de una reseña de Benjamin Flakoll


0 vistas