Pension Ecuestre

Servicios de la pensión ecuestre

El cuidado de los caballos, como la mayoría de los animales, consume tiempo y requiere saber cosas muy importantes que deben realizarse como una rutina diaria, semanal, mensual e incluso anual, para brindarle una atención adecuada al caballo.

 

Ser dueño de un caballo resulta una gran responsabilidad. Por naturaleza, son animales sociables destinados a pastar en espacios abiertos con otros de su especie. Deben ejercitarse para satisfacer sus necesidades físicas. Un caballo se sentirá aburrido y triste si no dispone de la compañía habitual de seres humanos y otros caballos.

 

Todo esto y mucho más es parte del cuidado y servicio que ofrece la pensión ecuestre. Estos animales necesitan un suministro constante de comida y agua fresca y limpia, como así también requieren de un refugio para protegerse del viento, la lluvia y el sol.

 

Los encargados de la pensión para caballos llevan a cabo una buscando rasguños, cortes, contusiones y heridas punzantes en las piernas del animal, la cabeza y el cuerpo, tratando las lesiones de forma inmediata teniendo siempre cerca un botiquín de primeros auxilios para caballo.