Clases en ponies

Clases en ponies para que los niños aprendan a cabalgar

Un poni es un caballo de un metro y medio aproximadamente de altura máxima y un peso promedio de cien kilos. Es muy rústico y resistente, con formas más o menos masivas y perfil recto. En estado doméstico, son animales sumamente delicados desde su nacimiento, por lo que requieren cuidados especiales.

 

Hasta los 16 años, y en relación a su edad y físico, los niños que desean aprender a cabalgar deben preferentemente tomar clases en ponies. A partir de los dos años en adelante, los instructores de estas clases hacen que los niños aprendan jugando y más rápido que con las técnicas convencionales de la equitación.

 

Los ponis resultan ideales para comenzar a tomar confianza y jugar. El poco porte y la mansedumbre de estos pequeños caballo resulta un gran aliado para una rápida relación de amistad entre los chicos y los ponies. Un caballo es un animal grande y fuerte, por lo tanto no es recomendable comenzar a montarlos hasta la adolescencia.